¿No consigues ver resultados? ¿Le dedicas mucho tiempo al deporte? ¿Entrenas todos los días? Y nada es suficiente… ¿notas que no progresas? ¿Te sientes estancado?

 

Ya que sois muchos los que nos habéis hecho algunas de estas preguntas, hoy quiero analizar los errores más comunes, los cuales pueden ser la respuesta a muchas de vuestras preguntas.

 

Muchas veces cometemos errores a la hora de entrenar, pero lo importante es darnos cuenta y corregirlo. Y no solo errores a la hora de realizar los ejercicios si no errores en nuestra rutina de entrenamiento son los más difíciles de detectar, pero existen y debemos ser conscientes de ello.

 

A continuación, os detallo los 8 errores más comunes. ¡OJO! Puede que estés cometiendo más de uno.

 

 

  1. Vuelta a entrenar a tope.

Muchas personas hemos tomado la decisión de volver a entrenar después de mucho tiempo sin hacer nada, y estamos tan motivados que decidimos empezar dando todo de nosotros sin realmente pararnos a mirar nuestra condición física actual.

 

 

Cuando hacemos esto aumentamos el riesgo de tener lesiones, y sin duda, de no poder soportar las agujetas que nos van a venir los siguientes días.

 

 

Mi consejo es: aunque estéis sanos 100%, anteriormente pudieseis con pesas de 100 kg y corríais 30 km, ha pasado un tiempo desde entonces, empezar paulatinamente, con esa motivación, pero conscientes de que no debemos dar el 100% el primer día, que volveremos a llegar a ello, pero vamos a hacerlo paulatinamente.

 

 

 

  1.               No me hace falta calentar.

He escuchado tantas veces esta frase mientras entrenaba… y no soy ninguna experta, pero es de sentido común... bueno vale no todos tenemos el mismo sentido común, pero para mí esto es de sentido común. TODOS debemos calentar, ya que:

  •       Aumentamos la temperatura corporal
  •       Preparamos a los músculos
  •       Mejoramos nuestro rendimiento
  •       Evitamos lesionarnos
  •       Reducimos las molestias y dolores musculares
  •       Favorecemos la recuperación muscular

 

 

         Es fácil y OBLIGATORIO, calentar antes y después del entrenamiento. Acordaros de mis palabras en el gimnasio y lo hagáis, y no después... cuando ya os duela algún músculo y os preguntéis por qué.

 

 

  1.               Entreno todos los días para estar más fuerte.

Un error muy común: no descansar lo suficiente.

Como comento en el post “Importancia del descanso” es importante descansar lo suficiente para la correcta recuperación muscular, con ello conseguiremos un mayor crecimiento muscular y mejor rendimiento.

Es más eficaz realizar 3 o 4 sesiones de entrenamiento semanales bien hechas, que entrenar los 7 días con altibajos.

 

Ya que, si no sometemos a nuestro cuerpo a un sobre entrenamiento, lo cual puede provocar o bien que no mejoremos o como consecuencia algún tipo de lesión.

Hay que alternar bien la intensidad de los entrenamientos con el descanso cuando toque.

 

 

  1.               Siempre hago la misma rutina

Vale, no podemos estar cambiando la rutina día sí día también, y tampoco sería lo correcto, pero de manera general, para que el entrenamiento nos lleve a mejoras notables debemos elegir muy bien los ejercicios, ya que si no el cuerpo se adapta y deja de variar.

Y ya no hablamos solo de variar los ejercicios si no también la intensidad y el nivel de esfuerzo.

Es indiferente que hagamos pesas, vayamos en bici, nademos o corramos, cada disciplina tiene una técnica. 

Simplemente debemos tener claro cuál es nuestro objetivo y partiendo de esta base ir modificando la rutina para llegar a ese objetivo.

 

 

  1.               Entreno solamente la zona que quiero mejorar

Un error muy común es centrarnos exclusivamente en una zona en concreto, estamos de acuerdo en que siempre hay una parte de nuestro cuerpo la cual es la que más acomplejados nos tenga, pero no debemos olvidar el resto de los músculos.

Debemos trabajar y fortalecer todas las partes del cuerpo.

 

 

Por ejemplo, si lo que queremos es tonificar nuestro abdomen está bien hacer abdominales, pero otros ejercicios muy eficaces también podrían ser la sentadilla o peso muerto, y esto implicaría trabajar también las lumbares, los isquiotibiales y el abdomen.

 

 

  1.               Si hago pesas me pondré súper [email protected]

Muchas personas creen que por levantar cuatro pesas se van a poner enormes, he escuchado miles de veces decirme: yo no quiero hacer pesas porque no me quiero poner grande y [email protected] Y pienso... lo que hace la FALTA de información.

 

 

Si combinas una rutina de fuerza junto con sesiones de cardio no adquirirás una musculatura enorme, si no que mejorarás esa composición corporal. Te ayudará a reducir el porcentaje graso y a resaltar esas curvas.

 

 

  1.               Si no tienes agujetas es que no ha servido de nada

Es recomendable llegar a un punto donde haya tensión muscular, pero sin sobrepasarse, y mucho menos cuando estamos empezando.

 

 

Es cierto que en los primeros días son casi inevitables, pero a medida que vamos entrenando conseguimos una adaptación progresiva.

Como explico en el post “Agujetas. ¿Qué son? ¿Cómo combatirlas?”. Las agujetas implican microrroturas de las fibras musculares por lo que no son para nada positivas.

 

 

 

  1.               Como lo que me apetece, si entreno bien no hace falta que mire tanto mi alimentación

¡Cuida tu alimentación! Es la base de toda dieta y la clave para conseguir un buen desarrollo muscular. No vale con hacer solamente ejercicio si lo que queremos es mejorar la musculatura.

 

 

La alimentación nos aportará los nutrientes necesarios para lograr que las fibras crezcan y se repongan adecuadamente. 

Ingerir los carbohidratos, proteínas y grasas adecuadas nos ayudará a conseguir un perfecto desarrollo y lograr nuestro objetivo.

Esperamos que os haya servido de ayuda, que tengais un feliz día #BGREATFamily.